Diario Sport Iguazú

En un final para el infarto, Hindú gritó campeón por sexta vez

PORTADA_NEWMAN_HINDU_576x324

Nacional de Clubes de Rugby. En la última jugada, con un drop de larga distancia de Joaquín Díaz Bonilla, el club de Don Torcuato se impuso a Newman por 27-25.

Fue un final para el infarto. En la última acción del encuentro, con un drop de larga distancia de Joaquín Díaz Bonilla, Hindú le ganó a Newman por 27-25 y se coronó campeón por sexta vez del Nacional de Clubes de rugby.

Unos 10.000 espectadores fueron testigos del espectacular final cuando ya había transcurrido el tiempo reglamentario y el apertura auriazul ensayó una patada de sobrepique desde unos 40 metros que desató la locura de su gente, sobre todo la ubicada detrás de ese ingoal. Newman, que caía 18-16 al cabo del primer tiempo, había revertido la historia en la segunda mitad y a dos minutos del cierre tenía un scrum en su terreno. Pero el pack de forwards del campeón logró dar vuelta la historia y de esa formación nació la jugada que definió el partido.

Intenso como pocos, el primer tiempo mostró dos equipos intentando jugar desde cualquier sector del terreno de juego con mucha dinámica. Ya en la primera jugada del partido, Bavaro sacudió a todos con un try en la bandera derecha que hizo pensar que Hindú, más experimentado en este tipo de encuentros, iba a resumir el partido a un mero trámite. Pero Newman acusó el golpe rápidamente. Pasó a ganar con dos penales de Gonzalo Gutiérrez Taboada y sobre los 21 amplió la diferencia con un gran try marcado por Carlos Uranga, tras buena combinación entre backs y forwards.

Hindú respondió enseguida y achicó con otro try fenomenal, en una acción iniciada y culminada por Bautista Alvarez. Pero inmediatamente amplió distancias Newman con un penal de Gutiérrez Taboada (16-10). Severiano Escobio, que no tuvo conversiones sencillas en ese primer segmento, achicó con un penal. Y en el cierre, cuando el local jugaba con uno menos por la amarilla recibida por Marcelo Brandi, Sebastián Cancelliere le dio la ventaja parcial a Hindú, apoyando sobre el flanco izquierdo.

En la segunda parte, ambos equipos sintieron el esfuerzo pero siguieron intentando jugar. Sin embargo, en esa etapa decisiva el desarrollo fue más impreciso y tomaron más protagonismo los pateadores. Y en ese contexto Gutiérrez Taboada, el goleador del certamen, empezó a marcar diferencias y llegó a poner a su equipo 25-21 al frente a 13 minutos del cierre.

Pero Hindú, fiel a su historia, nunca se entregó y logró la hazaña con un nuevo penal de Escobio y ese maravilloso drop de Díaz Bonilla que quedará siempre en la memoria de los hinchas del último campeón de la URBA.

 

 

 

Fuente: DyN

Comentarios

Comentarios